La pausa y el suspiro

1044841__PACO MANZANO

© Foto Paco Manzano
Momento de la tertulia del café Manuela con Alberto Manzano (a la derecha con sombrero)

“Yo traduje a Cohen para ser leído, no para ser cantado”. Dijo Alberto Manzano en la tertulia del café Manuela.

La voz de Cohen resuena en tu cerebro cuando lees sus poemas, es esa voz que aparece en sus canciones pero se dirige solo a ti, quizá también a tu pareja si tienes la valentía de leer a Cohen en voz alta.

El discurso de Cohen cuando recogía el premio príncipe de Asturias fue sobrecogedor. Seguro que Bob Dylan lo ha visto y probablemente ha mascullado: “puedo hacer una canción que cuente que te has comido los cacahuetes del minibar y que amo a Federico García Lorca, puedo cantar delante del papa de Roma y detrás de Van Morrison. Pero… contarlo así en un discurso, eso es cosa de Mister Leonard”.

Cohen cuenta emocionado que encontró su voz gracias a Federico. Por eso empezamos el programa con la canción que Leonard compuso con letra de Lorca. Esa canción Take this Waltz que Enrique Morente no tuvo que traducir.

Imaginen el mimo con que Leonard tomó los versos de Lorca, los tradujo y los convirtió en canción, imaginen el proceso inverso de Morente para trasladar esa canción a los versos originales de Lorca.

La pausa Cohen es una manera de respirar y se manifiesta con la Argentina que hace ese vals sobre un fondo gnawa y Sílvia Pérez Cruz que lo ralentiza hasta que llega esa voz Cohen que entra como empujando.

Dylan y Cohen viven en planetas distintos, Dylan se jacta ante Cohen de que escribe rápido y Cohen contesta que acabar su Hallelujah le costó varios años. La voz de Cohen aparenta ser varonil y cuando escuchas esa voz en la voz de Rufus o de Antony comprendes por qué tardó tanto tiempo en acabar Halellujah.

Y ahora… tengo que confesar mi gran error, la versión de Jeff Buckley comienza con un suspiro, una exhalación que explica la mitad del tema, un suspiro que no siempre escuchas, porque no siempre estamos atentos a la manera de respirar.

Y desde luego esa no era la manera de decir adiós.

Así que si quieres esta sesión “con suspiro” manda un email a gomezgufiloflamenco@gmail.com y pon en asunto CON SUSPIRO

Leave a Reply